Detienen a exgobernador de Tamaulipas por lavado de dinero

La Procuraduría de Justicia de Tamaulipas capturó la mañana de este viernes, en Ciudad Victoria, al exgobernador Eugenio Hernández Flores por el delito de peculado y lavado de dinero, informó a Proceso Francisco García, titular de Comunicación Social estatal.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas abrió la averiguación penal 14/20017 contra el exmandatario, por la compra ilegal de terrenos en el Puerto de Altamira, precisó García.

La investigación penal en contra de Hernández Flores señala que esos terrenos fueron cedidos por gobierno federal a Tamaulipas como parte del proyecto de un Canal Costero, durante el gobierno de Manuel Cavazos Lerma.

Posteriormente, el gobierno de Tomás Yarrington formó un fideicomiso para vender esos terrenos, que en esa época tenían un valor de 1,600 millones de pesos.

Los terrenos fueron vendidos durante el gobierno de Hernández Flores, en el año 2007, primero al empresario favorito de Yarrington, Fernando Cano, en tan sólo 16 millones de pesos.

Finalmente, Cano traspasó los terrenos a Alberto Berlanga Bolado, el empresario constructor que lavaba el dinero al gobernador Eugenio Hernández Flores.

Berlanga Bolado también se desempeñó como secretario de Obras Públicas durante la administración de Hernández Flores. En ese periodo “triplicó los contratos que obtiene su empresa constructora GMC por licitaciones federales en esta entidad”, publicó Proceso en febrero del 2007.

De acuerdo con la información disponible en la página electrónica Compranet, entre 2005 y 2006 –años en los que Berlanga fue funcionario estatal– su constructora GMC realizó obras federales en Tamaulipas por más de 227 millones de pesos. Cuatro años antes obtuvo contratos por apenas 81 millones de pesos.

Eugenio Hernández Flores también cuenta con una orden de captura por las autoridades de los Estados Unidos por lavado de dinero en bancos de Texas.

Allá se acusa al empresario Guillermo Flores Cordero de ser prestanombres del exgobernador, a quien le lavó alrededor de 30 millones de dólares y, según los fiscales, el dinero provino de los sobornos que entregaron los Zetas.

Fuente: Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *